BORIS WEBER EL NUEVO REPRESENTANTE DEL BANCO MUNDIAL EN HONDURAS

El Banco Mundial anuncia que el alemán Boris Weber es el nuevo representante de la entidad multilateral en Honduras, sustituyendo a Giorgio Valentini.


Boris Weber es el nuevo representante del Banco Mundial en Honduras a partir del mes de julio, sustituyendo a Giorgio Valentini, quien por cuatro años ocupó el cargo.

De nacionalidad alemana, Weber tiene amplia experiencia como gestor de proyectos en el Banco en el área del sector público, específicamente en temas como la modernización del Estado, reformas a la gestión de los recursos humanos y el fortalecimiento del sector público. En los últimos años ha trabajado en diferentes países de África, América Latina y Asia.

Su experiencia también incluye la implementación de proyectos en las áreas de educación, salud y estadística, así como en la formulación de estrategias de país. Asimismo, ha liderado proyectos innovadores sobre tecnologías de la información y la comunicación para mejorar la preparación de presupuestos y alcanzar a los segmentos más vulnerables de la población.

Previo a entrar en el Banco Mundial, Weber trabajó en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en temas de gobernanza y rendición de cuentas. Antes de eso se desempeñó como jefe de edición en una televisión alemana.

Periodista de formación, Weber tiene un máster en derecho de la Universidad de la Sorbona, en Francia, y otro en gobernanza y administración pública de la Universidad de Potsdam, en Alemania.

PRIORIDADES

“En su nueva posición, el nuevo representante tendrá las prioridades de liderar el diálogo con el gobierno, la comunidad de donantes, la sociedad civil y el sector privado, y supervisar la implementación de la Estrategia de Asociación con Honduras con el objetivo de apoyar el desarrollo del país”, dijo Seynabou Sakho, Directora del Banco Mundial para Centroamérica.

El ente multilateral tiene cinco proyectos activos en Honduras, por un valor total de aproximadamente US$194 millones para apoyar sectores clave como la protección social, la competitividad rural y la prevención de la violencia.