INVERSIÓN PARALIZADA Y CARAVANAS DE MIGRANTES

030

ENERO / FEBRERO 2019 | Edición 30


INVERSIÓN PARALIZADA Y CARAVANAS DE MIGRANTES

s

orprendió al mundo la noticia de una caravana de emigrantes originada en Honduras que atravesaba pueblos y países rumbo a los Estados Unidos. Varios miles de personas de Centroamérica cruzaban fronteras y entraban en México persiguiendo el sueño de una vida mejor, trabajo y seguridad en Norteamérica.

La motivación que impulsó a la mayoría de los integrantes de la caravana fue principalmente atribuida a que los países no son capaces de brindarles condiciones mínimas de empleo y seguridad a sus poblaciones. Varias explicaciones, pero dominó el enfoque político del drama que fue aprovechado oportunamente por los estrategas políticos “ultras” de Washington.

La desgarradora pobreza que motivaba sumarse a la caravana se debía a la generalizada corrupción e impunidad imperante en la región que invadía al sistema político extrayendo recursos destinados a los más necesitados, impedía el crecimiento económico y aumentaba las desigualdades. Impactante revelación, pero parcialmente verdadera.

Y cuando se señala solo una parte de la verdad, también se está construyendo un muro de falsedades. Esconder mentiras y diagnósticos errados e incompletos en la fraseología simplona del oportunismo político agrava el problema. Es cierto que existe corrupción y que los gobiernos no han hecho bien su trabajo, pero también es fácilmente verificable que la región ha sido blanco de los efectos de una desastrosa política internacional cuya implementación solo ha creado conflictos, enfrentamientos y un creciente deterioro de la situación económica.

Detener la corrupción ha sido una preocupación permanente de la comunidad empresarial centroamericana y no debemos desconocer la importancia de erradicarla. Pero, también con la misma fuerza han señalado la gravedad, las consecuencias y el retroceso que se deriva de la paralización intencionada de importantes proyectos de inversión. Miles de empleos perdidos.

En las tres naciones del Triángulo Norte es frecuente el despliegue generoso de activistas de ONG y religiosos que motivan a las comunidades a bloquear calles, protestar e invadir obras en desarrollo y empresas. Se paraliza la construcción y la operación de importantes proyectos de inversión. Han sido especialmente afectados la explotación de recursos naturales, minería, comunicaciones, generación hidroeléctrica, eólica y solar e incluso facilidades turísticas y hoteleras. Precisamente las actividades que más crean empleo, contratan empresas locales y generan crecimiento económico sostenible.

Simultáneamente equipos de abogados de esas mismas ONG esgrimen incumplimientos del Estado respecto de las obligaciones derivadas del convenio 162 sobre derechos de los pueblos originarios suscritos por la mayoría de los países latinoamericanos demandando sentencias que paralizan empresas en operación. Tratado que no fue firmado por los principales países del mundo, incluyendo a los Estados Unidos y la mayor parte de Europa. Las pocas naciones europeas que lo firmaron, no tienen poblaciones que puedan denominarse “pueblos originarios” o son países con altos niveles desarrollo e industrialización.

El convenio impulsado por la Organización Internacional del Trabajo, ha sido la fuente de exacerbación de conflictos en toda la región, que han visto encarecer el costo de las inversiones, retrasarlas, o simplemente paralizarlas indefinidamente. La consecuencia es simple. La pérdida de oportunidades de trabajo y contratación, el deterioro generalizado del nivel de vida de la población y pérdidas económicas generalizadas. Todos hemos perdido con la implementación de este convenio, especialmente los más pobres de nuestros países.

Finalmente, el bajo crecimiento económico es concordante con el deterioro de la gobernabilidad (más violencia) y el aumento del desempleo en toda la región. Precisamente las razones que esgrimen los pobladores entrevistados de las caravanas de migrantes durante su éxodo hacia la frontera americana en la búsqueda de una vida mejor para sus familias.

 

Publisher Centroamérica