NUEVA ECONOMÍA ENERGÉTICA DESAFÍA A LAS EMPRESAS

La falta de planeación y ejecución en el ámbito energético y de sustentabilidad crea barreras para que las organizaciones sean competentes en el entorno energético evolutivo.


Schneider Electric – empresa especializada en la transformación digital en gestión energética y automatización– se asoció con Greenbiz para completar un estudio con 236 empresas a nivel mundial sobre el estado actual de los programas corporativos de energía y sustentabilidad.

El informe de la investigación revela que la mayoría de las organizaciones se sienten preparadas y listas para el nuevo entorno energético evolutivo que presenta un futuro descentralizado, descarbonizado y digitalizado. Sin embargo, muchas de ellas no dan los pasos necesarios para integrar y progresar en sus programas de energía y sustentabilidad.

Esta percepción es atribuida al falso sentido de seguridad, indicando como hallazgo que la mayoría de las empresas siguen basándose en enfoques convencionales sobre la gestión energética y la acción climática.

“Las brechas en innovación son más complicadas por la limitada coordinación entre los departamentos de compras, operaciones y sustentabilidad, así como por la deficiente recopilación e intercambio de datos. El 81% de las empresas han llevado a cabo actualizaciones eficientes o planean hacerlo, pero el 30% o menos, consideran las nuevas oportunidades energéticas como las micro rejillas o la respuesta a la demanda”, determina la investigación.

Según la encuesta realizada a casi 240 grandes empresas de todo el mundo, con ingresos de US$100 millones o más, el 85% de los participantes expresó que su empresa estaba tomando acciones para los próximos tres años a fin de mantener sus planes de reducción de carbono dentro de la competencia con los líderes de la industria. No obstante, los proyectos que se han iniciado o están en vías de desarrollo, distorsionan en gran manera la conservación de energía, agua y desechos. Con excepción de las energías renovables, pocas organizaciones representadas están implementando más estrategias y tecnologías avanzadas para gestionar la energía y las emisiones.

INVERTIR EN PROYECTOS DE ECONOMÍA ENERGÉTICA

“Nos encontramos en medio de una perturbación masiva por la forma de consumir y producir energía”, señaló Jean-Pascal Tricoire, presidente y CEO de Schneider Electric. “El enfoque casi universal sobre la conservación es positivo; sin embargo, ser un consumidor experto solo representa una parte de lo que se necesita para sobrevivir y prosperar”.

“Es necesario que las empresas se preparen para ser participantes activos en el ámbito energético, colocando las piezas en su lugar para producir energía e interactuar con la rejilla, las compañías eléctricas, los colegas y otros nuevos participantes. Aquellos que no lo hagan, se quedarán atrás.”

Una barrera principal que impide el progreso es la alineación interna. Un 61% de los participantes dijo que las decisiones que toma su organización sobre la energía y sustentabilidad no están bien coordinadas con los equipos y departamentos relevantes; esto es cierto en relación con los artículos de consumo y los negocios industriales. Además, el mismo número de participantes dijo que la falta de cooperación es un desafío.

La gestión de datos fue otro obstáculo mencionado para lograr una gestión integrada de energía y carbono, donde el 45% de los participantes declaró que los datos organizacionales están altamente descentralizados y se manejan a niveles locales o regionales. De las personas que identificaron las “herramientas o métricas insuficientes para el intercambio de datos y la evaluación del proyecto” como un desafío para trabajar en todos los departamentos, 65% gestiona datos a nivel local, regional o nacional, mas no a nivel internacional.

Neil Johnston, director de Operaciones Técnicas Grupales para iomart – una empresa que ofrece servicios de administración en la nube–, comentó que es fundamental contar con inteligencia y datos procesables. “¿Qué sucede una vez que se tiene la información y tiene la misma importancia? Nuestros equipos de compras, energía y sustentabilidad comparan los datos y desarrollan estrategias en común para gestionar el consumo y las emisiones, además de reducir costos. Este tipo de cooperación ha generado ahorros significativos en el negocio; además, nos ha servido para obtener la acreditación ISO 50001 y cumplir con los requisitos del Comité de Reducción de Carbono”.

PROGRESO

Más del 50% de las empresas representadas han iniciado proyectos de energías renovables o planean hacerlo en los próximos dos años, colocando los sectores de cuidado de la salud (64%) y artículos de consumo (58%) a la vanguardia. Además, las funciones del cuerpo directivo y de la empresa representan un alto grado de involucramiento en estos y otros programas enfocados a la sustentabilidad. Un 74% mencionó que los miembros del cuerpo directivo revisan y aprueban las iniciativas de energías renovables y sustentabilidad; por ejemplo, al indicar que el trabajo refleja una prioridad estratégica.

A pesar de que el retorno de la inversión es un parámetro evidente para las iniciativas de energía y sustentabilidad, las empresas han comenzado a adquirir una perspectiva más integral y a largo plazo de las inversiones. Por ejemplo, más de la mitad de los participantes señalaron que el impacto ambiental es un factor que consideran para el proceso de evaluación. Otro factor que consideran es el riesgo organizacional (39%).