SEÑALES ECONÓMICAS

Febrero 2018 | Edición 21


SEÑALES ECONÓMICAS

 

 

Las noticias positivas informadas en las proyecciones económicas para el 2018 entraron rápidamente en un espiral de cuestionamiento. La apuesta sobre el dinamismo del sector turismo, construcción y servicios se deterioran por causas internas.

El cuestionamiento extendido al comportamiento de partes significativas del sistema político está retrasando las decisiones de inversión de importantes empresas.

La inestabilidad política postelectoral en Honduras ha provocado importantes pérdidas materiales, daño a la propiedad y un aumento del riesgo operacional. La paralización de sectores económicos, la disminución de la actividad y la incertidumbre provocada por manifestaciones está causando alarma en el sector empresarial hondureño. Estimaciones cifran las pérdidas cerca de US$100 millones.

En Guatemala los conflictos agudizan el cuestionamiento sobre la eficacia de la administración gubernamental, mientras se mantienen los procesos legales abiertos sobre numerosos ex-funcionarios de gobiernos anteriores. Ex-presidentes y ministros enfrentan procesos judiciales salpicando a empresas y empresarios.

En El Salvador la profunda desconfianza de gran parte del empresariado en una corriente política originada en la guerrilla mantiene al país en espera. No se observa el dinamismo salvadoreño de las décadas pasadas. Al mismo tiempo, parte del liderazgo político anclado en compromisos ideológicos tampoco se ha modernizado incorporando como ecuación para el desarrollo a la iniciativa privada.

Persisten corrientes que añoran el discurso antiimperialista y pro castrista.

Panamá se escapa a conflictos ideológicos manteniendo una tasa de crecimiento correlacionada con su posición geográfica y los esfuerzos del gobierno de reinsertarse en los círculos de confianza de las evaluaciones europeas respecto de transparencia y cumplimiento de las normas financieras.

En este escenario de incertidumbre incluimos un análisis sobre la obra pública en proceso de concesión. Las llamadas iniciativas público-privadas han ganado espacio concretando proyectos en varios de los países de la región. Inversiones en puertos, carreteras, edificaciones y servicios se han extendido. Incluso se ha desarrollado el concepto de concesión a iniciativa de un interesado particular, como puede serlo la construcción de una facilidad portuaria de combustible o turística.

Al mismo tiempo, la intervención del espacio causa un deterioro ambiental que inquieta a comunidades y desata activismos sociales. Las empresas responsables responden adoptando procesos de certificación ambiental enfocados en la disminución del gasto energético y la sostenibilidad.

Finalizamos el enfoque analizando la persistencia y aumento de los riesgos relacionados con gestiones de sistemas informáticos vulnerables. La región aún requiere de un fortalecimiento de la cul-tura de la prevención en la administración de sus plataformas que limite la adopción de modernas herramientas de gestión comercial u operativa.

Publisher Centroamérica