NORMATIVA PANAMEÑA REGULARÁ APLICACIONES DE TRANSPORTE

El Decreto 331 dictado por el Gobierno de Panamá restringe las operaciones de conductores y afecta a más de 100 mil usuarios de Uber que no podrán utilizar el servicio con pagos en efectivo.


El 31 de octubre, el Gobierno de Panamá aprobó el Decreto Ejecutivo No. 331 que dicta las normativas en el uso de las plataformas tecnológicas para el transporte de pasajeros, y que entrará en vigencia en enero 2018. Directivos de la compañía Uber expresaron que ésta no brinda una alternativa sostenible para atender a las necesidades de la ciudadanía a corto, mediano y largo plazo, por lo que pidieron que fuera revisada.

La compañía emitió esas declaraciones en un comunicado de prensa tras haber realizado una prueba en su plataforma el pasado 24 de noviembre, en la que en la que durante varias horas se ofreció el servicio aplicando las reglas del Decreto 331.

Entre los resultados del ejercicio se llegó a la conclusión que: “la cantidad de viajes realizados en total se redujo en un 96% comparado con el viernes 17 de noviembre, cuando el app funcionaba bajo las condiciones anteriores a la aprobación del Decreto 331″.

“Durante el tiempo de prueba, sólo 3,8% de socios conductores pudieron conectarse a la aplicación debido a las restricciones del decreto. En comparación con la semana anterior, menos del 5% de los usuarios pudieron completar un viaje”, indicó Uber.

Añadieron que el tiempo de espera promedio pasó de 5 a 15 minutos, y que a pesar de que la tarifa promedio de los usuarios aumentó en un 14%, los conductores que lograron conectarse ganaron en promedio 52% menos por hora en comparación con la semana previa ya que ellos invirtieron más tiempo buscando a los usuarios que lograron realizar viajes.

La ley no permitirá que los usuarios que pagan en efectivo continúen realizando viajes en la plataforma. “Esto significa que se realizarán 50% menos de los viajes que se hacen actualmente, consecuencia directa de una poca penetración de tarjetas de crédito así como el bajo nivel de bancarización en el país”, agregó el comunicado.

El Gobierno dio un plazo de seis meses a estas aplicaciones para hacer uso exclusivo del cobro electrónico y eliminar la opción de pago en efectivo, misma que Uber puso en marcha hace un año.

“Nos genera gran preocupación que al entrar en vigencia este Decreto, se impacte negativamente (…) a los más de 225.000 usuarios y más de 8.000 socios conductores, de los cuales 63% son jefes de familias,” señaló el gerente general de Uber Centroamérica, Andrés Echandi.

El gerente comentó que a la empresa le “parece importante poder tener un espacio en estos días antes del fin de año para revisar los puntos de la regulación, que no solo afectan a Uber sino a cualquier empresa local o extranjera que quiera incorporar la tecnología para mejorar la movilidad”.

El Decreto 331 establece que los conductores de servicios que utilicen plataformas como Uber solo pueden ser ciudadanos panameños mayores de 21 años con una licencia especial de transporte (licencias Tipo E1).

El Estado ha creado una nueva categoría de transporte, denominado transporte de lujo ofrecido a través de tecnologías de la información y comunicaciones, denominado (TIC), que, entre otras restricciones, solo podrá ofrecerse en la capital panameña y en las provincias interiores de Panamá Oeste, Colón y Coclé.

ORIGEN DE LA REGULACIÓN

El Gobierno de Panamá legalizó la plataforma tecnológica de transporte, en la que no solo incluye a Uber, sino también a Cabify y las que vendrán en el futuro después de tres años de estar trabajando de manera ‘ilegal’ en el país, como aducían los transportistas panameños del sector selectivo y de turismo.

Uber precisa que la baja calidad del servicio de taxis tradicionales (de color amarillo) y la arbitrariedad con la que los conductores determinan las tarifas, pese a que los precios están regulados, han causado un auge de las aplicaciones móviles en Panamá.

Los taxistas han protagonizado en los últimos tiempos varias protestas contra estas aplicaciones, especialmente contra Uber, que llegó a Panamá en marzo de 2014 y que se ha vuelto muy popular especialmente en la capital panameña.