PANAMÁ OFRECE MEJORES CONDICIONES DE EMPLEO EN LA REGIÓN

BID presenta nueva edición de índice que compara la calidad y cantidad de trabajo en 17 países de América Latina.


El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentó la nueva edición de su Índice de Mejores Trabajos que ayuda a medir y comparar las condiciones de trabajo en 17 países de América Latina.

La herramienta mide el estado del empleo en los países a través de dos dimensiones: cantidad y calidad; cada una de ellas conformada por dos indicadores. La dimensión de cantidad captura cuánta gente desea trabajar (participación laboral) y cuántos efectivamente lo hacen (ocupación). La de calidad mide cuánto del trabajo que se genera en los países está registrado en la seguridad social (formalidad) y cuántos trabajadores reciben salarios que son suficientes para superar la pobreza (salario suficiente).

El índice se nutre de los datos que periódicamente publican los países de América Latina y que el BID armoniza a través de su Sistema de Información de Mercados Laborales y Seguridad Social (SIMS). Por ello permite hacer comparaciones entre países y estudiar cómo han evolucionado los empleos en América Latina desde el año 2010. De igual modo, ofrece información sobre las brechas existentes entre hombres y mujeres, y también entre adultos y jóvenes.

De acuerdo con el análisis, solo Panamá (63,81) y Costa Rica (62,17) obtuvieron puntajes por encima del promedio de América Latina (57,12), mientras que Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala ocuparon los últimos cuatro lugares en el ranking latinoamericano. El denominador común que obstaculiza a la mayoría de la región son los indicadores sobre la calidad del empleo, que consisten en la formalidad del trabajo y los salarios.

Panamá ofrece las mejores condiciones para los trabajadores en la región centroamericana, y ocupa el tercer lugar en América Latina. Según el informe, Panamá supera el promedio de América Latina en los cuatro indicadores, y se desempeña mejor en la dimensión de calidad que la dimensión de cantidad, con la quinta brecha de género más amplia en la región. Los datos muestran una evolución positiva, especialmente para el indicador de salario digno, con 60,3 puntos.

Costa Rica es el segundo en la región y el quinto en América Latina. El informe individual del país destaca que a pesar de los leves reveses en los últimos años, Costa Rica es el tercer país con el puntaje más alto en formalidad con 48,5 puntos. La participación laboral (75,7) y la tasa de empleo (69,1) colocan al país por debajo del promedio latinoamericano en los indicadores de cantidad, que es de 77 puntos y 71,3 puntos, respectivamente. También muestra que la brecha de género en Costa Rica es la segunda más amplia en el índice y la brecha entre adultos y jóvenes es una de las más estrechas.

República Dominicana es el tercero en la región, pero se ubica en el puesto once en América Latina, con un puntaje de 55,09. El informe también afirma que la diferencia entre hombres y mujeres en República Dominicana es más pronunciada que entre adultos y jóvenes. Además, la evolución del puntaje de la República Dominicana ha sido positiva en los últimos años, pasando de 51,1 puntos en 2010 a 55,09 puntos en 2015.

Nicaragua ocupa el cuarto lugar en la región, y se ubica en el puesto 14 a nivel latinoamericano. Obtuvo un puntaje de 48,43, por debajo del promedio de América Latina, al igual que los países del Triángulo Norte. De acuerdo con el informe del país, la nación se ve afectada por su desempeño en relación con los indicadores de formalidad y un salario digno suficiente para superar la pobreza. En cuanto al desempeño de los últimos años, entre 2010 y 2012, Nicaragua registró un ligero aumento y luego disminuyó en 2014 (48,4) a niveles ligeramente inferiores a los de 2010 (48,7).

El Salvador ocupa el quinto lugar a nivel regional y el 15 en América Latina, con un puntaje general de 48,26. El país ha mejorado levemente en los indicadores de calidad, pero retrocede en los de cantidad. Tiene una brecha más pronunciada entre adultos y jóvenes que entre hombres y mujeres.

Honduras se ve afectada por su bajo rendimiento en formalidad (13,2) y las tasas de salario digno (26,6), que es el más bajo de América Latina y significativamente inferior a los promedios regionales y del continente. El país tiene una de las brechas más estrechas entre adultos y jóvenes, pero con diferencias importantes entre los géneros. En general, Honduras anotó 45,33, ubicándose en el sexto lugar en la región y el 16 en América Latina.

Guatemala obtuvo 44,94 puntos, lo que representa el puntaje más bajo de la región. El país se ve obstaculizado por sus bajos niveles de inserción femenina en el mercado laboral, según el informe. Sin embargo, el desempeño de Guatemala ha sido positivo en los últimos años después de experimentar un aumento de 6,9 puntos entre 2010 y 2015