EMPRESAS Y EMPLEO

AE-cover-15Julio 2017 | Edición No.15


EMPRESAS Y EMPLEO

 

 

L

a publicación del ranking destacando las 500 empresas más grandes de América Latina induce una reflexión sobre las condiciones necesarias para la prosperidad en cada nación. Ejemplos exitosos de empresas que se desarrollan expandiéndose fuera de sus fronteras son analizados en esta edición. Son creadoras de riqueza, bienestar en sus comunidades y fuente de empleo para sus colaboradores.

Las grandes empresas agregan valor a las sociedades cuando su mayor producción aumenta el capital neto de una nación y sus éxitos son expresión del crecimiento que experimenta un país. En consecuencia, no es sorprendente que las mayores empresas señaladas en el ranking se han desarrollado en naciones con una institucionalidad sólida, abiertas al mundo y con un sistema político democrático. A estas empresas exitosas no hay que mirarlas con sospechas, hay que convertirlas en aliadas para impulsar áreas de producción complementarias.

Es por esta razón que los Gobiernos hacen esfuerzos para atraer inversión extranjera. El aporte que una nueva empresa realiza a un país cuando decide instalarse en su territorio, es un factor de crecimiento que crea empleo aumentando el bienestar de la población.

Las voces negativas que llaman a cerrar los espacios para la inversión de empresas extranjeras están basadas en una visión política que percibe a la riqueza como manifestación de unos activos que solo se distribuyen. Una especie de pastel que no cambia de tamaño y que se reparte solamente entre los invitados a la fiesta. Si hay más asistentes le toca menos a cada uno. De este concepto se ha expandido la idea que la riqueza es una especie de constante del universo que el hombre se apropia para su uso y que en la medida que el uso de esa riqueza sea privado, se les niega a otros hombres sus beneficios.

Esta es la visión de una sociedad estática en la cual los seres humanos solo pueden repartirse lo que hay sin contribuir sustancialmente a agregar valor a la sociedad de la cual forma parte. En realidad, la sociedad es dinámica y la riqueza se crea con independencia de la presencia o no de recursos físicos. En la actualidad, la creación de valor agregado como lo es un aporte de conocimiento en la forma de programas de software, marcas, diseños, invenciones, técnicas de producción, o utilización de una ventaja climatológica son la fuente real de aumento de la riqueza de una nación. Aquellos países que mejor han podido estimular esfuerzos individuales y simplificar reglas para la creación de nuevas formas de emprender iniciativas económicas, encabezan la lista de las sociedades que más crecen y distribuyen bienestar a sus ciudadanos.

Complementamos el ranking profundizando en las opciones y facilidades tecnológicas para que las empresas se fortalezcan y analizamos a las firmas legales extendidas por la región. Los abogados se convierten en un aporte fundamental para el éxito tanto de transacciones comerciales como en protección de derechos y obtención de permisos para operar con éxito.

Las 500 empresas más grandes de América Latina son ejemplos de empresas sólidas desarrolladas en entornos competitivos y estables. Analizar sus experiencias y destacar sus desafíos facilitan señalar las opciones para impulsar el crecimiento económico de la región.

Agregamos un ranking de campos del golf. La experiencia del año pasado, donde se acuñó la frase, “quien hace trampa en el golf, lo hará en los negocios” impulsó un análisis relacionado a darle seguimiento a un deporte donde una parte de los líderes de cada país interactúan. El golf revela aspectos del comportamiento que trascienden el mismo deporte y muestra, desde un ángulo alternativo, personalidades y comportamientos valiosos para entender mejor a los influyentes y exitosos.

Un buen concepto detrás de una marca, profesionales habilidosos para asegurar el cumplimiento de la promesa ofertada y un comportamiento correcto en las relaciones de negocios, han sido elementos necesarios para el crecimiento de una empresa y la sociedad. Estos tres componentes –educación, marca país y el deporte de élite- los hemos analizado en esta edición centrándonos en las experiencias de América Latina y de Centroamérica.