APOYO DE US$ 2 MILLONES PARA COMUNIDADES EN EL CORREDOR SECO CENTROAMERICANO Y R. DOMINICANA

Alianza de Ministros de Ambiente del SICA, BCIE, FAO y ONU Medio Ambiente  para afrontar los efectos del cambio climático.


Un nuevo programa regional apoyará a las comunidades más vulnerables del Corredor Seco Centroamericanos y las zonas áridas de República Dominicana a enfrentar los efectos del cambio climático y aumentar su resiliencia.

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) aportó USD 2 millones de dólares para la formulación del programa, en el marco del acuerdo firmado hoy con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

El programa promoverá sistemas agroalimentarios sostenibles basados en conocimiento, sin afectar la provisión de servicios eco sistémicos de los que dependen las comunidades. Su eje principal será fortalecer las capacidades de los países miembros del SICA para cumplir con los compromisos de la agenda ambiental y asegurar una adecuada gestión de los ecosistemas y la biodiversidad, con un enfoque de territorio.

“Las acciones climáticas y las nuevas inversiones que se pretenden implementar a través de este programa ofrecerán respuestas integrales a las actuales condiciones naturales negativas que afectan a dichos territorios y a las comunidades vulnerables establecidas ahí”. “Hablar de la zona seca es hablar de propuestas enfocadas en el manejo integrado del recurso hídrico, los ecosistemas y la formación de capital humano y social”, señalo Alejandro Rodríguez Zamora, Vicepresidente Ejecutivo del BCIE.

El Coordinador de la FAO para Mesoamérica, Tito E. Díaz destacó que el cambio climático exacerba la condiciones de vulnerabilidad de las familias que viven en el Corredor Seco Centroamericano: “Es indispensable pasar de la tradicional estrategia de respuesta a las emergencias a una acción integral y sostenible en términos ambientales y socio económicos, que enfrente las causas estructurales de la vulnerabilidad, la degradación de los recursos naturales, la desigualdad, la pobreza y la poca diversificación de los medios de vida”.

De acuerdo con el Índice de Riesgo Climático de largo plazo, Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador se encuentran entre los 15 países con mayores afectaciones a nivel global.

El Coordinador Regional de Cambio Climático de la Oficina para América Latina y el Caribe de ONU Medio Ambiente, Gustavo Máñez, señaló que: “El programa trabajará para recuperar ecosistemas claves para la adaptación, como los bosques que regulan la provisión de agua y estabilizan suelos y para implementar opciones que aporten a la vez al desarrollo local y a la mitigación del cambio climático”.

Máñez agregó que los Ministros de Ambiente y Agricultura de Centroamérica han solicitado que el programa identifique e integre opciones productivas en zonas que están perdiendo su aptitud para la producción agrícola.   Además, el programa permitirá diseñar mecanismos financieros innovadores para mejorar la resiliencia de los medios de vida de miles de agricultores familiares, y fortalecer los sistemas de información agroclimática y de alerta temprana.

Unión de esfuerzos para combatir el cambio climático

El nuevo programa que reúne a las cuatro organizaciones, SICA, BCIE, FAO, y ONU Medio Ambiente generará instrumentos que servirán a los países a diseñar e implementar programas nacionales, contribuyendo, desde la agenda ambiental, a fortalecer la integración centroamericana.

A nivel técnico, la FAO liderará un grupo interdisciplinario de expertos que incluirá miembros del BCIE y de ONU-Medio Ambiente para desarrollar el nuevo programa regional.

El Coordinador de la FAO en Centroamérica destacó que los efectos del cambio climático en la producción de alimentos pueden socavar los logros globales de seguridad alimentaria y nutricional: “Implementar una agenda ambiental y de acción climática es indispensable para reducir la inseguridad alimentaria y la pobreza en Centroamérica y el mundo”.

Estos países forman la parte más expuesta y vulnerable del Corredor Seco Centroamericano, que reúne 10,5 millones de personas y la mitad de los productores familiares de granos básicos de Centroamérica.

Además, apoyará a los países a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y cumplir con compromisos internacionales como el Acuerdo de París, las Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Alianza estratégica entre BCIE y la FAO da sus primeros frutos

En junio del 2016, el BCIE y la FAO crearon una alianza técnica y financiera para contribuir a la seguridad alimentaria y nutricional y al desarrollo sostenible.

El acuerdo firmado entre el Vicepresidente Ejecutivo del BCIE, Alejandro Rodriguez Zamora, y el Coordinador de la FAO para Mesoamérica, durante la reunión del Consejo de Ministros de la comisión de Ambiente y Desarrollo del SICA en Puntarenas, es el primer gran fruto de esa alianza, y sentará una base sólida para desarrollar el programa regional de resiliencia.

Según la FAO, 1.6 millones de personas se encuentran en inseguridad alimentaria en el Corredor Seco, en zonas con infraestructura y servicios limitados y pocos recursos para hacer frente al cambio climático.

“No tenemos dudas que esta importante alianza técnica y financiera que hoy firmamos brindará sus frutos y podremos así mejorar las condiciones de inseguridad alimentaria, mitigar la degradación acelerada de los recursos naturales y traer bienestar a estos territorios”, sostuvo el Vicepresidente del BCIE.