LAS PYMES TAMBIÉN PUEDEN…

Hay que conectarse con el mercado y los grupos de interés. Falta de recursos no es excusa para carecer de un plan preventivo de crisis.


Los expertos coinciden en que la pequeña y mediana empresa (pyme) no debe ser excluida del ámbito de las asesorías comunicacionales y de imagen. Las agencias de relaciones públicas no hacen el trabajo de las empresas, sino que facilitan las herramientas, la investigación para lograr el entendimiento, capacitaciones para optimizar la vocería y el diseño de estrategias para alcanzar los objetivos.

Las pymes pueden acercarse a sus cámaras y gremiales, que generalmente cuentan con programas de comunicación, publicidad y otros para sus agremiados, o también pueden tener acceso a kits básicos de comunicación que se desarrollan para el manejo de este tipo de situaciones.

Tienen derechos adquiridos por naturaleza al constituirse como un importante motor económico en América Latina. No obstante las posibilidades, tienen retos por delante para asegurar la continuidad en sus negocios, la rentabilidad y el crecimiento.

Los procesos de comunicación son impostergables. Cada día se requiere que las pymes estén conectadas al mercado y sus grupos de interés para apalancar sus avances y oportunidades.

Un paso fundamental es diseñar un plan de comunicación con propósitos de logro tangibles a corto plazo; pero plantear una visión a mediano plazo con iniciativas concretas y escalables en el tiempo. Sobre esta base, este segmento empresarial podrá invertir mejor sus recursos en marketing y comunicación para favorecer su posicionamiento, así como la penetración de sus productos y servicios.

Es trascendente que las pymes consideren la comunicación desde el inicio de su proyecto. El tema del presupuesto no debe ser una excusa para no atender la necesidad, ya que lo lógico es buscar opciones dentro del rango que se pueda invertir. Seguramente una pyme no contratará el servicio de una multinacional del sector; pero puede explorar los servicios de expertos locales o de otras pymes que estén en el rubro.

La comunicación digital ofrece un amplio abanico de oportunidades con estructuras de costos razonables. Allí hay chances para replantearse a la medida de cada empresa.

Por otro lado, las pymes que puedan contratar una empresa de relaciones públicas no deben utilizarla como una emergencia en tiempos de crisis, sino adelantarse a las situaciones futuras, teniendo a los profesionales ya informados de los planes y objetivos. Algunas solo lo ven en función de lo que van a pagar, en lugar de lo que se puede ahorrar.

Lo más importante es que estas y otras organizaciones comprendan que trabajar proactivamente en sus relaciones con sus públicos de interés es una buena inversión. En caso de que deban enfrentar una crisis, esos vínculos pueden funcionar como respaldo para salir adelante y superar sus retos como empresa. Es necesario que incorporen en su cultura organizacional el interés por revisar sus vulnerabilidades y que atiendan esos elementos con visión preventiva.

Deben mantenerse siempre atentas a casos de su sector de negocios y aprender de las experiencias locales e internacionales.