LIBRE COMPETENCIA

AE-Digital-12Abril 2017 | Edición No.12


LIBRE COMPETENCIA

 

La competencia es el proceso de rivalidad que practican las empresas para atraer clientes, venderles productos y obtener beneficios. Y libre es la abstención del Estado o Gobierno de intervenir en el funcionamiento de los mercados relacionados con la actividad económica.

Esta dinámica genera los incentivos que inducen efectos positivos para la sociedad como aumento de la calidad, disminución de los costos, ahorro de recursos, mayor innovación y la creación de nuevos productos y servicios.

El proceso es interrumpido con la intervención imprudente del Estado en los equilibrios que regulan el libre juego entre la oferta y la demanda. Estas amenazas pueden tener la forma de restricciones a las importaciones, tasas impositivas excesivas, barreras no arancelarias o simplemente la acción del Gobierno como un agente comercial adicional.

No hay duda, que este es un proceso delicado y no es fácil establecer cuáles son las medidas adecuadas para conciliar los intereses del país y de la población. Sin embargo, el primer paso es la adopción de reglas del juego claras para productores y distribuidores. Ambos sectores de empresarios deben conocer sus riesgos y posibilidades de beneficios con anticipación, para que su comportamiento se ajuste a sus previsiones en un marco de libre competencia. La postura menos aceptable para promover el desarrollo de un país, es aquella que se basa en la discrecionalidad y poca claridad en la legislación que regula un determinado sector de la economía.

Los gobierno debe preocuparse porque exista una verdadera democracia económica al interior de los mercados locales, que proteja a los productores nacionales de importaciones subsidiadas, calidades inferiores, o publicidades engañosas y que impida conductas monopólicas, actos de comercio inescrupulosos o simplemente el acaparamiento o exclusividades de importación, en la forma de cuotas, cantidades o franquicias.

Es por eso que reiteramos el convencimiento que la clase política debe preocuparse de crear las condiciones adecuadas para estimular la libre competencia entre los productores, empresarios y comerciantes, que convertir a los Gobiernos en un productor, distribuidor, banco o comerciante más. Estimular la producción nacional, impulsar adecuadamente los mercados nacionales y defender a los consumidores parece ser más necesarios para el crecimiento y desarrollo de los países de la región, que proveer directamente de insumos y servicios. “

Describimos en esta edición el funcionamiento de la industria Aeronáutica centroamericana a propósito de la Aero Expo Panamá Pacífico. Entrevistamos a ejecutivos de Aeropuertos, de líneas aéreas tradicionales y de bajo costo. Comenzamos un análisis de los sistemas de pensiones preparando un directorio de Empresas Privada y publicas de pensiones. Destacamos las dificultades y falta de información de una actividad relevante para la estabilidad social de cada país. Finalmente nos concentramos en el tamaño de la industria turística regional y su potencial de expansión.