LA EDUCACIÓN DE LOS LÍDERES: UNIVERSIDADES EN CIFRAS

Las carreras de las ciencias humanas ocupan el 71% de la oferta universitaria. La necesidad de incorporar la ciencia y la tecnología a la educación laboral.


En la región operan 224 universidades formando a los profesionales que lideran el desarrollo de millones de sus habitantes. Desde técnicos y educadores a ingenieros y defensores de la justicia, la democracia, la salud, la seguridad alimentaria, depende de la calidad de estos profesionales. De estas universidades, 203 son privadas y 21 públicas. Costa Rica concentra la mayoría de universidades al disponer de 58 instituciones, lo que representa el 26% de la región.

Le sigue Nicaragua con 39 universidades autorizadas. República Dominicana registra 37 y Panamá 30. El Salvador ha aprobado la existencia de 29. Los países que menos entidades ha aprobado para operar son Honduras con 18 con menos del 8% de la región y Guatemala que con trece entidades registra un 6%.

La oferta total de carreras pregrado en la región suma 3.440 posibilidades. Las facultades de Economía, Administración y Contables acumulan una de las mayores proporciones, con 871 títulos ofertados. Le siguen las carreras relacionadas con Educación que ofrecen 679 titulaciones. Las diferentes opciones de Ingeniería suman 538 especialidades. Titulaciones relacionadas con Ciencias Veterinarias, Policiales y Defensa, y Teología son carreras con las menores ofertas en cada nación.

Una variable que aparece rápidamente al analizar los datos, es que las carreras relacionadas con la Ciencias, Tecnologías, Ingenierías y Matemáticas, denominadas STEM (por sus siglas en inglés) y consideradas esenciales para promover el desarrollo y el crecimiento de un país solo representan el 29% de la oferta de carreras disponibles.

Costa Rica domina también el segmento de los postgrados al ocupar el 35% de las opciones disponibles. El doble de los ofrecidos por República Dominicana. Honduras es el país con menos postgrados.

Para Víctor Umaña, director adjunto del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS) del Incae Business School, es evidente que uno de los desafíos es adecuarse a los cambios que la tecnología está introduciendo en el perfil laboral.

“Los futuros profesionales requieren de nuevas habilidades que combinan las habilidades matemáticas con las sociales; además, deben estar preparados para interactuar en un entorno laboral cambiante”, expresa.

Umaña refiere que un título universitario demuestra que una persona cumplió con los requisitos académicos de esa universidad y recibió los conocimientos técnicos en un área específica del conocimiento; pero el éxito profesional no solo depende de eso. También cuentan las características personales, así como del mercado laboral. “Un título universitario es parte de la ecuación; pero no lo es todo”.

Cantidad de universidades

Cantidad de universidades
Fuente: Inteligencia de Negocios Centroamérica

Concentración de universidades en la región

Concentración de universidades en la región
Concentración de universidades en la región
Fuente: Inteligencia de Negocios Centroamérica

Un aspecto no menor que hay que tener en cuenta, según el experto, es que cada vez es más común en la región que, dentro de los requerimientos de las empresas para contratar en puestos de cierto nivel, se soliciten credenciales académicas determinadas. En este sentido, sí hay una mayor valoración de los títulos, sobre todo cuando se trata de maestrías.

“Conseguir empleo no es solo una cuestión de la oferta dada por los profesionales, sino también de la demanda que requieren las empresas de ese país. ¿Es el título un área relevante para esa demanda?… El calce entre la oferta del trabajador y la demanda es muy importante para mejorar esas posibilidades”, una preocupación permanente de los reguladores de la educación en América Latina. “Hay pocas señales del mercado laboral para tomar una decisión vocacional y puede que entremos en un área saturada”.

Sobre los casos de titulados universitarios que tienen salarios mínimos o están claramente subempleados, Víctor Umaña lo atribuye a un posible exceso de oferta de esos titulados y la incapacidad de un país de crear empleos en esas áreas; pero esto no debe ser visto como algo absoluto. En la mayoría de países convive una abundancia de profesionales en ciertos espacios y un faltante en otras. A ello, se agrega que en algunos casos, la falta de calidad en la formación profesional empuja a egresados de muy bajos niveles de calificación a no poder emplearse en las áreas de estudios. Bajas exigencias académicas transforma egresados sin habilidades y conocimientos reales.

La inversión en educación es justamente eso, una inversión que es de esperar que tenga retornos en el mediano plazo desde un punto de vista monetario, además de una inversión personal que genera retornos desde que se asiste a clases y se adquiere nuevo conocimiento.

STEM vrs. NO STEM

STEM vrs. NO STEM
Fuente: Inteligencia de Negocios Centroamérica

Facultades con mayor oferta de carreras pregrado

Facultades con mayor oferta de carreras pregrado
Fuente: Inteligencia de Negocios Centroamérica

Carreras pregrado según facultad académica

Carreras pregrado según facultad académica
Fuente: Inteligencia de Negocios Centroamérica

Total de carreras de universidades

Total de carreras de universidades
Fuente: Inteligencia de Negocios Centroamérica

“El punto clave es garantizar el acceso a la educación superior sin distinción de clases sociales, que las personas que cumplan los requisitos establecidos no sean excluidas por la variable económica. La forma de financiamiento puede ser múltiple, universidades públicas, becas totales o parciales a estudiantes de menores recursos, etc.  Sin duda el Estado y los contribuyentes tienen un rol en esto; pero también las organizaciones sociales (fundaciones, ONG, etc), las empresas que quieren formar el talento, y también la persona beneficiaria”, señala Umaña como una conclusión.

El equipo de AméricaEconomía Centroamérica preparó un directorio de educación que recoge y describe el total de universidades de toda la región. Su objetivo es que sea soporte a mejores decisiones educacionales de los egresados. Se distribuye principalmente en los colegios bilingües de la región. El documento contiene temáticas relacionadas con los procesos de la educación superior, desde dar a conocer los pasos que deben dar los aspirantes hasta compartir las experiencias de los profesionales egresados. También está la oferta académica de carreras pregrado y postgrados, así como el análisis de expertos y rectores vinculados a universidades de prestigio sobre el panorama, avances y desafíos en los modelos educativos actuales. Incluye las diferencias entre los distintos grados académicos y niveles educaciones ofertados en Estados Unidos y América Latina.