RIESGOS CATASTRÓFICOS

Los índices de siniestralidad se incrementan en Guatemala, en Honduras retroceden y Nicaragua tiene el más bajo de la región. Los reaseguradores se han vuelto indispensables ante las catástrofes.


L

a competencia entre las compañías aseguradoras las obliga a ofrecer las mejores coberturas para sus clientes.

El conjunto de beneficios potenciales que una póliza garantiza se traducen para la compañía en la necesidad de estructurar adecuadamente los contratos de reaseguros que la respalden.  Este requisito es especialmente necesario para el aseguramiento de activos respecto de riesgos de naturaleza catastróficos.

Para los clientes una adecuada gestión en la estructura de reaseguros se convierte en uno de los elementos importantes a considerar en la decisión de suscripción de una póliza, que se suma al prestigio y servicios de la aseguradora en la que se confía la protección financiera de los activos asegurados.

La Cumbre de París levantó las alertas sobre la necesidad de establecer acuerdos políticos que mitiguen los efectos que la actividad humana causa sobre el clima.

Los científicos establecen consensos sobre las actividades que más inciden en afectar a la naturaleza, sus ciclos regenerativos y las consecuencias para la humanidad. Sin embargo, lo que es cierto para el planeta no siempre lo es para la industria aseguradora y reaseguradora.

La afirmación de que el cambio climático es el responsable del aumento de los riesgos catastróficos y del alza de los costos de los siniestros es una afirmación que no tiene sustento, como lo sostienen dos expertos en seguros. Los estudios sobre los daños en bienes asegurados – como producto de condiciones climatológicas sorpresivas – no están necesariamente correlacionados con las variaciones en frecuencia o intensidad de los eventos de la naturaleza.

John McAneney y Ryan Crompton, dos investigadores de Macquarie University en Australia, en un extenso documento sobre los costos de las catástrofes naturales, recogen las conclusiones de numerosos estudios realizados en diversas regiones del mundo, donde a pesar del reconocimiento de que cada vez se es más vulnerables a las catástrofes naturales, éstas se deben principalmente a que se está construyendo de forma inadecuada.

Los estudios concluyen que el aumento de los costes obedece más que todo a factores de naturaleza sociales y económicos.

Las decisiones de uso inapropiado de suelo, la construcción sin normas aprobadas o cumplidas, la planificación de proyectos en zonas de riesgos históricos, la elusión de medidas de mitigación y ausencia de estudios de impacto ambiental son identificados como causantes directos de incrementos en los siniestros.