QUEREMOS UNA CENTROAMÉRICA MÁS SUSTENTABLE

ENTREVISTA A TEDDY MENDOZA HanesBrands asume el compromiso de cambiar la realidad ambiental y social.


L

a industria maquiladora no se caracteriza por enfocar esfuerzos en el área ambiental. Es conocida como una generadora de empleo que depende de los salarios medios y de la productividad para ser exitosa. Sin embargo, algunas empresas se destacan por adoptar prácticas de responsabilidad social y muy pocas agregan esfuerzos medio ambientales.

Es por eso que esta entrevista sorprende y destaca un aspecto que no ha sido tratado de forma adecuada en Centroamérica.

Desde 2007 esta maquila se ha esmerado para proteger el ambiente. Por sexto año consecutivo, en 2014 recibió de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) las denominaciones Estrella de la Energía (Energy Star) a la Excelencia en Sostenibilidad y Socio del Año. Otros reconocimientos le han sido otorgados durante sus 115 años de trayectoria.

Es la estadounidense HanesBrands, la empresa líder mundial en la fabricación y comercialización de ropa básica deportiva e interior.  Da empleo a 65.300 personas en más de 40 países. De ese número, 12.500 trabajan en la zona norte de Honduras.

Teddy Mendoza, gerente de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y Medio Ambiente, habla con AméricaEconomía Centroamérica sobre los diversos programas que contribuyen a la preservación del medio y de las comunidades de la región.

Afirma que el histórico Acuerdo de París sirve de inspiración para mantenerse como líderes de la industria y alcanzar metas ambientales en cada una de sus plantas.

¿Cómo valora la responsabilidad social empresarial que asume su compañía?

El enfoque de Hanes con la Responsabilidad Social Corporativa se basa en la firme convicción de que hacer lo correcto en las comunidades en las que opera es la base para un negocio exitoso.

La implementación de los programas de Responsabilidad Social, incluyendo los ambientales, son un reflejo de los preceptos contenidos en nuestro Código Global de Conducta, que aplican a todas las relaciones que la compañía tiene con las comunidades, con sus empleados y proveedores.

¿Cuáles son los resultados más exitosos?

Hanes ha establecido ambiciosos objetivos a largo plazo para reducir el consumo de energía, uso de agua y las emisiones de carbono, y es un líder en el uso de energías renovables tales como biomasa, hidroeléctrica y geotérmica.

Desde el establecimiento de estos en 2007, los logros de Hanes incluyen una reducción del 24% en el uso de

energía por libra de producción; una reducción del 31% en el consumo de agua por libra de producción; una disminución del 24% en las emisiones de dióxido de carbono por libra de producción, y hemos aumentado en un 30% el uso de energía que proviene de fuentes renovables.

Estos esfuerzos nos han valido para que hayamos sido galardonados por seis años consecutivos por la parte de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos con el premio Estrella de la Energía (Energy Star) a la Excelencia en Sostenibilidad y Socio del Año 2014, lo que nos convierte en la única industria en tener ambas denominaciones. La compañía ocupa también la posición 246 en la lista Newsweek de las 500 empresas estadounidenses ambientalmente responsables.

Además, Hanes fue incluida recientemente entre las tres principales compañías de la industria de la confección a nivel global por su capacidad para poner en marcha iniciativas sociales y medioambientales, obteniendo una alta puntuación en el Índice de Sostenibilidad de la firma de inversiones Morgan Stanley.

Nuestro compromiso con la sustentabilidad incluye también una línea de productos EcoSmart™ como sudaderas, calcetines, y camisetas. Los productos Hanes EcoSmart están hechos con una porción de tela producida a partir de botellas de plástico o algodón reciclado que han evitado llevar a los botaderos de basura el equivalente a 43 millones de botellas de plástico anualmente.

¿Cuáles son las iniciativas ambientales más relevantes que la empresa está implementando?

La compañía plantea disminuir progresivamente la dependencia del petróleo y sus respectivas emisiones en sus operaciones en más de 35 países y se ha trazado nuevos objetivos de sustentabilidad para el año 2020, como reducir el consumo de energía en un 40%, asegurar que el consumo de energía provenga al menos en un 40% de fuentes renovables, reducir las emisiones de carbono en un 40%, bajar el consumo de agua en un 50% y no verter ningún desecho a los rellenos sanitarios.

Viviendo Verde
Jóvenes participan en el programa “Viviendo Verde” de HanesBrands.

Para lograrlo, la empresa plantea metas ambientales y designa equipos en cada planta para optimizar el uso de la energía. Hanes ha liderado esfuerzos para el uso de energía renovable tales como la construcción de su moderna planta de biomasa en República Dominicana, que ha contribuido a la reducción en el uso de combustibles fósiles.

Además, ha invertido más de US$ 6 millones para construir una de las plantas de tratamiento de aguas residuales más grandes y modernas de Centroamérica. El proyecto comenzó a construirse en el año 2009 en El Salvador para suplir el incremento en la demanda de agua suavizada tanto para los procesos de las plantas como para suministros (agua potable, calderas, etc).

La implementación de la planta ha dado como resultado una mayor cantidad de agua tratada de 10.000 metros cúbicos, aproximadamente, posicionando a la compañía como una de las más grandes en el rubro, según los informes de

CAESA, y cubriendo así la demanda de agua requerida por las áreas productivas. En República Dominicana también se cuenta con una planta de tratamiento de aguas similar a la de El Salvador.

Nuestro principal programa de Responsabilidad Social Empresarial, Viviendo Verde, utiliza los fondos obtenidos de las operaciones de reciclado para financiar proyectos de mejoras comunitarias en las comunidades cercanas a las operaciones de Hanes a lo largo de El Salvador, Honduras y República Dominicana.

Anualmente, la compañía recicla más de 2.500 toneladas de materiales sobrantes por país aproximadamente, que representan poco más de un millón de dólares que son reinvertidos en programas sociales. Es por ello que se proyecta avanzar en la consolidación y éxito del programa Viviendo Verde en Latinoamérica para expandir el mismo hasta Asia y el resto de sus operaciones a nivel global.

Con estos fondos, en El Salvador se ejecutan dos proyectos en materia ambiental: Limpiemos El Salvador en alianza con Fundemas; y otro con el Club Rotario Maquilishuat para la entrega de kits de energía solar en las comunidades rurales. En Honduras se tiene el proyecto Guardianes ambientales, que busca formar y  desarrollar capacidades en niños y niñas para que implementen acciones de protección y conservación del medio ambiente. Mientras, en República Dominicana se cuenta con el Programa Huella Verde, que promueve jornadas de reforestación y limpieza con el apoyo de voluntarios corporativos.

¿Surgieron nuevos compromisos o ideas a razón de la Cumbre de París?

Los objetivos ambientales de Hanes han estado siempre por encima de lo exigido por los lineamientos y regulaciones locales e internacionales. Las actualizaciones de la cumbre climática nos inspiran a seguir siendo líderes en la industria y continuar alcanzando nuestras metas ambientales en cada una de las plantas. Por ejemplo, desde el año pasado constituimos parte de una alianza de sostenibilidad liderada por Walmart y que reúne a otras 23 empresas centroamericanas.

Este año tuvimos un rol protagónico en el foro anual que nos permitió compartir nuestras mejores prácticas. También somos parte de una alianza a escala global llamada Sustainability Consortium ,en donde se comparte con otros líderes del sector privado a nivel global mejores prácticas, se establecen metas y se implementan metodologías de monitoreo de dichas metas.

¿Qué desafíos observa a nivel de empresas en materia de RSE con enfoque medioambiental?

Considero que la única vía para hacer una diferencia en Centroamérica es que cada uno de nosotros nos comprometamos a aportar lo que le corresponde para contribuir a cambiar la realidad ambiental y social de la región.

Los premios Energy Star (Estrella de la Energía) a la Excelencia en Sostenibilidad y Socio del Año se entregan a un selecto grupo de organizaciones que demuestran liderazgo al establecer metas muy agresivas en la reducción de gases de efecto invernadero y emplear enfoques innovadores de eficiencia energética.

¿Cómo evalúa el desempeño de las pymes en torno al tema?

Las pymes, si bien no participan con grandes proyectos ambientales como lo podemos hacer las empresas, sí aportan en la medida que observan procesos de producción más limpios al ser parte de las cadenas de valor de organizaciones más grandes. Por ejemplo, en el caso de nuestros proveedores, todos ellos son certificados anualmente para cumplir con las regulaciones de nuestro código de ética, en el que están contemplados el respeto y cuidado al medioambiente en sus procesos de producción.

¿Ve interés en las empresas en proteger el medioambiente?

Vemos un interés cada vez más creciente y eso es bueno, pues consideramos que es la única vía para hacer una diferencia en Centroamérica. En la medida en que cada uno se comprometa a aportar lo que le corresponde para contribuir a cambiar la realidad ambiental y social de la región, vamos a tener una Centroamérica más sustentable.

¿Cuáles son los beneficios más tangibles que se obtienen a cambio de ser socialmente responsables?

En el caso de la gran empresa el mercado está valorando no solo el desempeño económico, sino también el desempeño social y ambiental. Un ejemplo de ello es el Sole Sustainability Index elaborado por Morgan Stanley Research, un estudio muy completo de 33 indicadores de sostenibilidad en la industria textil y confección, que ubicó a Hanes dentro de los tres líderes de la industria en cuanto a sostenibilidad. El resultado de este estudio fue un incremento del 4% en el valor de nuestras acciones en la bolsa de valores de Nueva York. En Hanes hemos disminuido el uso de energía por libra de producto terminado y eso ha representado más de un 20% de reducción del costo de energía a nivel global en los últimos cinco años.

Agradeciendo al señor Mendoza, nos despedimos pensando en que este tipo de iniciativas deben ser replicadas y que si una parte de las empresas se trazaran un camino comprometido con el medio ambiente, el cambio climático y la sustentabilidad, como lo ha hecho esta maquila en Centroamerica, las metas de la Cumbre de París serán posibles de concretar.